FISURA en la revista Capital

Originalidad y adaptación en tiempos difíciles

La compleja situación generada por el COVID-19 para muchas grandes y medianas empresas ha demostrado ser no solo una prueba, sino también una oportunidad. FISURA es un claro ejemplo de que la rapidez de actuación y la adaptación al cambio son vitales para la supervivencia de compañías de cualquier tamaño. Desde la marca tienen las cosas muy claras: “Luchamos y trabajamos por crear cosas fuera de lo común, que impacten en la gente y que no dejen indiferente a nadie. Queremos que se nos conozca porque somos originales y no uno más del mercado”, indican.

Fieles a esta filosofía, siguen creando todo un abanico de categorías de producto: felpudos, lámparas de lava, menaje y cocina, hogar y regalo… Los distribuyen por más de 60 países y más de 2.000 puntos de venta. Europa es su mercado principal. “Como toda empresa en la que nos hemos fijado, empezamos por un mercado que conocemos: nuestro mercado local. Formamos un equipo muy bueno y poco a poco comenzamos a generar resultados. Una vez validados la idea de negocio y los procesos operativos, dimos el salto a cuatro países europeos de forma simultánea. Cuando vimos el resultado, nos dimos cuenta de que esto iba para largo. No hemos parado de trabajar y de crecer”, indican.

Desde su nacimiento y hasta el presente 2020, Fisura ha duplicado año tras año su facturación y su equipo, pero este mismo marzo, tras la llegada de la pandemia y el estado de alarma, hubo mucha incertidumbre: “Nuestro negocio es más de un 80% offline a día de hoy. Somos un B2B y casi todos nuestros clientes tuvieron que cerrar sus tiendas. Sabíamos que debíamos ser positivos y mantener la calma. Como tampoco podíamos controlar la situación directamente, teníamos que centrarnos en cómo adaptarnos para intentar recuperarnos del bache y salir reforzados”.

Esta adaptación también tuvo sello FISURA, porque han diseñado “a su manera” el accesorio necesario para este 2020: la mascarilla. “La mejor calidad posible y que te miren por la calle. Esos eran los únicos requisitos con los que empezamos a desarrollar nuestra colección de mascarillas. Muchas horas, papeles y dolores de cabeza después, lo conseguimos”, explican.

Pasado tres meses, las mascarillas están posicionadas en cientos de puntos de venta nuevos y en grandes superficies minoristas españolas y europeas. Además, fabrican mascarillas personalizadas para grandes compañías conocidas por todos. En el apartado de negocio online, tampoco se quedan atrás. A pesar de ser un proyecto reciente, los resultados que están obteniendo son, según ellos mismos, “de locos”.

“Nuestro propio proyecto online empezó este mismo año 2020. Es cierto que ya teníamos parte de nuestro negocio en plataformas online como Marketplaces, teniendo muy buenos resultados, y contábamos con una web muy sencilla, más que nada por mantener el dominio y que no nos lo quitaran, pero queríamos potenciar esta línea de negocio porque sabemos que, a día de hoy y de cara al futuro, es vital. Diseñamos y pusimos en marcha un e-commerce potente, destinamos recursos en esta línea de negocio, construimos un equipo de trabajo profesional, empezamos a invertir en marketing digital en las diferentes plataformas como Google y Facebook, invertimos en hacer SEO de calidad, recuperamos la asiduidad de las redes sociales, empezamos a darle mucha más personalidad a la marca y, a fin de cuentas, empezamos a conquistar a todo aquel que queríamos conquistar”.

Los resultados no se han hecho esperar, y el negocio digital de FISURA ya es una realidad con vida propia dentro del negocio global. “Adaptarnos a nuevos productos, nuevas tendencias, nuevas realidades y situaciones, expandirnos a diferentes países y diversificar canales de venta han sido la base del crecimiento de esta marca que, por supuesto, no habría sido posible sin el gran trabajo de un equipo humano muy implicado con el proyecto y con una visión clara en la consecución de resultados”, señalan.

01 octubre, 2020 — Pedro Osorio

Dejar un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse